Strict Standards: Only variables should be passed by reference in /homepages/18/d488342614/htdocs/WEBSFSMP/noticiaspsh.org/httpdocs/config/ecran_securite.php on line 226
Las personas “sin hogar” en tiempos de crisis - noticiaspsh.org
32
muertes
en 2012

Comunicados

25 de junio de 2012 de Hilde Sánchez Morales

1063 visitas

Las personas “sin hogar” vinculadas a la crisis económica son el resultado del deslizamiento de los nuevos pobres y excluidos hacia los límites de la sociedad. No disponemos de informaciones recientes sobre ésta tan invisible realidad para extrapolar al conjunto de nuestro país. Sirvan de referencia los datos del último recuento de personas “sin hogar”, celebrado en Barcelona el 8 de noviembre de 2011,y los de una prospección realizada por el Ayuntamiento de Madrid el pasado 14 de febrero. En Barcelona, 1.533 personas dormían en la calle o en chabolas, y un total de 1.258 ciudadanos estaban alojados en pisos tutelados, centros de acogida y pensiones subvencionadas. Se confirma que entre marzo de 2008 (fecha del primer recuento) y noviembre de 2011 han aumentado en un 32% las personas “sin hogar”. Por otro lado, un fenómeno en alza, en la ciudad condal, la mayor presencia es de los que viven en asentamientos ilegales (265 en 2008 y 695 en 2011). En Madrid fueron localizadas, hace varios meses, 542 personas en la calle, 983 se encontraban acogidas en los recursos públicos del Ayuntamiento y 338 en dispositivos del tercer sector. Según estas cifras, había unas 1.900personas, lo que supondría un 4% más que en el último recuento realizado en febrero de 2010.

El paro de larga duración, con más de 2.500.000 parados de este tipo en el año 2011, junto al aumento de los desahucios, con un record histórico para este mismo año de 58.241 y el aumento de la pobreza extrema están detrás de esta realidad (21,8% de la población residente en España está por debajo del umbral de riesgo de pobreza).

Además, las mujeres y los inmigrantes que se desenvuelven en el “sinhogarismo” han experimentado un empeoramiento respecto a la posición en la que se encontraban hace varios años. Están ya en fases avanzadas de exclusión social, son personas muy desarraigadas y es manifiesta la profunda complejidad de su problemática.

Cinco son, fundamentalmente, los nuevos perfiles de personas “sin hogar” detectados en las calles, albergues y centros de acogida dispuestos por la geografía española, observándose, en general, una mayor presencia de autóctonos y de mujeres.

En primer lugar, jóvenes, muchos de ellos procedentes de centros de menores y, consecuentemente, sin familia, que tras salir de los mismos no logran acceder a empleos. En segundo lugar, es creciente la presencia de nuevas familias “sin hogar” (españolas y extranjeras) golpeadas por la crisis y, en su mayor parte, desahuciadas. En tercer lugar, destacar a los inmigrantes de “nueva hornada”, que al perder su medio de vida y estar en el paro desde hace meses, incluso años, se han visto en la calle o en la necesidad de acogerse a los recursos sociales dispuestos para esta población. En este sentido es significativa la creciente presencia de sudamericanos en la red de atención de personas “sin hogar”, que antes no llegaban por la fortaleza de sus redes sociales de apoyo y a consecuencia de su inserción laboral. En cuarto lugar, cabe destacar casos, cada vez en mayor medida, de ancianos a los que su desarraigo familiar/social, las desatenciones asistenciales en las que se ven inmersos y la insuficiencia de plazas en residencias públicas para la tercera edad les han obligado a utilizar los dispositivos específicos para personas “sin hogar”. En quinto lugar, es también una realidad muy reciente, la vuelta del transeúnte, conceptualizado como la persona (española o inmigrante) que transita de un lugar a otro, con un ‘modus vivendi’ de mera supervivencia.

La actual situación está incrementando los riesgos de exclusión social para franjas cada vez más amplias de la población, de tal forma que si no se produce un cambio de tendencia, lo que está por llegar podría desbordar lo previsible y, desde luego, nos haría retroceder, en términos de ciudadanía a etapas lúgubres de nuestro pasado.

Artículo publicado en: Sistema Digital



Comentarios
Deja tu comentario


 
Una iniciativa de:

Logotipo Fundacion San Martín de Porres
Y la colaboración de:

Obra Social Caja Madrid

Contactar
Contacta con nosotros para cualquier pregunta, comentario o sugerencia sobre la web o sus contenidos.
Inscríbete en nuestro boletín
Recibirás nuestro boletín en tu correo con toda la información mensual sobre el sinhogarismo que recogemos.